Puntos ciegos al Conduccir

El punto ciego o ángulos muertos desde el puesto del conductor, obstaculizan el campo visual y son áreas de los vehículos que son imposibles de observar.

Hagamos el siguiente ejercicio ubiquémonos en el carril derecho de una avenida de dos carriles en un solo sentido, regulemos nuestra velocidad de tal manera que los autos que circulan por la izquierda, marchan a una mayor velocidad; cuando el vehículo del carril izquierdo alcanza la puerta de atrás, lo dejo de ver por el espejo y solo lo vuelvo a ver cuándo se coloca prácticamente al frente de la puerta del conductor, mi visión periférica o popularmente el rabo del ojo lo vuelve a ver, este fenómeno lo llamamos PUNTO CIEGO.

En esta situación los expertos recomiendan:

-Conductores sin mucha experiencia, antes de cambiar de carril deben mirar mínimo dos veces el espejo retrovisor, previo al efectuar el cambio de carril.

Conductores experimentados activar la visión periférica es decir, mirar permanentemente el espejo y simultáneamente estar mirando por encima del hombro izquierdo y/o derecho en un máximo de 45 grados.

Hay varias formas según la ubicación del vehículo y hacia dónde voy a girar, una más común sin perder el horizonte ósea el frente, es adelantar el cuerpo y mirar por el retrovisor, el Punto ciego desaparece, e inmediatamente miro al frente.

Acá son importantes todos los pilares de la conducción que son la atención, la concentración y la reacción del conductor, para realizar estas maniobras de forma efectiva y segura con el vehículo en movimiento.

En Rodando queremos enseñan a nuestros alumnos a prevenir, cualquier tipo de accidente a causa de los puntos ciegos que podemos encontrarnos cuando conducimos, por eso tenemos profesores expertos y calificados para guiar en el proceso de conducción a cada uno de los aprendices. 

 

 

Escribe tu texto aquí